As palavras sobre Ostrácia de Eugenio Sánchez Bravo (prof. de Filosofia no IES Valle del Jerte, Plasencia, escritor e alma do blogue auladefilosofia.net)

Reseña de Ostracia, novela de Teresa Moure.

 

La onceava tesis sobre Feuerbach es para Moure un axioma: todo, y especialmente la escritura, ha de estar supeditado a transformar la realidad. Las historias que se desgranan en Ostracia ponen al descubierto los límites que nos encadenan a un mundo injusto.  Al finalizar la lectura, se es consciente de qué hacer para poner en evidencia la trampa de un supuesto destino irremediable en la que tod@s hemos sido adiestrad@s.

Tras el éxito de Hierba mora, Moure pudo haberse especializado en novela histórica sobre “grandes señoras” del pasado, aprovechando el empuje de una variante acomodaticia del feminismo que tan buenas migas ha hecho con el capitalismo tardío. Sin embargo, han tenido que pasar diez años para que la autora retornase a ese género literario, no con el propósito de entretener e informar, sino de zarandear el presente.

A través del personaje de Inessa Armand se coloca al lector en medio de las turbulencias asociadas a la Revolución Rusa. Los personajes que rodean a Inessa reclaman la virtud espartana, alejamiento de las emociones y renuncia al cuerpo, como la única senda posible para hacer fructificar el cambio hacia una sociedad más justa. Vida personal o romances son lujos que un auténtico bolchevique no puede permitirse. Esta herencia del idealismo platónico era un regalo envenenado que condujo a la repetición, si cabe más cruel, del arquetipo de la tiranía.

Inessa y Moure ensayan otra estrategia. La Revolución no es cosa de voluntad de poder o virtud espartana. Al contrario, el cambio auténtico depende de la posibilidad de la entrega absoluta que se asocia a la locura del místico. La mayoría no entiende el Libro de Job. Una lectura superficial nos muestra a Yahveh como un sádico sin escrúpulos y a Job como un enfermo mental. Sin embargo, sólo la fe, la lealtad en medio del horror del abandono, puede hacer detonar la bomba de la verdad y la justicia. Rescatar esta forma de amar, excesiva, mística, en una época que ha encumbrado la banalidad y la promiscuidad a los altares de lo políticamente correcto, es el riesgo literario e intelectual de Ostracia.

Fue una obsesión suicida de la ideología bolchevique eliminar de la lucha política al Eros alado que nos consume. Toda la energía de la Revolución surge de Eros y no de su negación. Pero evidentemente del Eros asociado al cuerpo y a la piel que celebra Platón en El Banquete y no aquel otro santificado de los reyes-filósofos de La República que, como autómatas, renunciaban a amar individuos en favor de la colectividad.

En definitiva, las relaciones entre amor y política son el leitmotiv de la novela de Moure. Amor y política que son imposibles en un escenario de pactos civilizados. La transgresión requiere violencia. Violencia es exponerse, cuestionarse, borrarse, atreverse a empezar de cero. Y, lo peor de todo, hacerlo una y otra vez. La sumisión del amor en Inessa despertará las sospechas del feminismo y la furia de la piel en llamas pondrá en guardia al leninismo. Pero esos límites no aparecen en Ostracia como muros, sino al contrario, como recetas necesarias para enfrentar la docilidad y la indiferencia.

Eugenio Sánchez Bravo.

Um pensamento sobre “As palavras sobre Ostrácia de Eugenio Sánchez Bravo (prof. de Filosofia no IES Valle del Jerte, Plasencia, escritor e alma do blogue auladefilosofia.net)

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado. Campos obrigatórios marcados com *


*

Pode usar estas etiquetas HTML e atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>